¿Cómo hacer una clase en vivo efectiva y sin complicaciones?

La pandemia aún no llega a su fin, por el contrario, los casos de COVID-19 van en aumento a poco tiempo de iniciar el siguiente ciclo escolar 2021-2022. No sabemos con seguridad si regresaremos o no a las aulas de forma presencial. De hecho, uno de los principales desafíos que enfrentan líderes académicos y docentes es prepararse ante posibles escenarios para arrancar el año escolar. Principalmente se analizan tres modalidades: presencial o híbrida con los protocolos sanitarios correspondientes o clases 100 % virtuales sin sacrificar el bienestar físico y mental de quienes participan.

Después de 17 meses de pandemia, estudiantes y profesores se esfuerzan por mantenerse concentrados y comprometidos con las clases virtuales. Los profesores buscan constantemente herramientas que motiven a los alumnos en su proceso de aprendizaje. Aunque podemos encontrar una gran variedad de aplicaciones y programas en Internet, podríamos sentirnos un poco abrumados al momento de decidir qué técnicas, estrategias, métodos o aplicaciones utilizar en clase. En este artículo, les comparto ideas sencillas para involucrar cognitivamente a los estudiantes, ya sea en un modelo de aprendizaje presencial, híbrido o virtual.

Me gustaría comenzar con una interesante reflexión de Gray y Madson (2007, p. 85) sobre la fábula de la jarra y el vaso. “Antes de todos los tiempos, en una escuela no muy lejana a la nuestra, una jarra intentaba enseñar a un vaso. La jarra quería enseñarle todo lo posible, así que, vertió en el vaso todo lo que tenía con una gran velocidad. El vaso atrapó algo de agua, pero mucha se perdió en la mesa. La moraleja de la historia es que el aprendizaje no es lo que se vierte de la jarra, sino lo que cae en el vaso“. El agua que queda en el vaso es lo que el alumno realmente aprende, retiene y puede aplicar en diferentes situaciones. Esta fábula encierra una poderosa idea para que los profesores reflexionemos sobre cómo los alumnos están aprendiendo, reteniendo y aplicando nuevos conceptos.

Consejos para hacer más atractivas tus clases

De la pandemia he aprendido algunas lecciones, pero también de mi experiencia docente y como aprendiz de vida. A continuación, les comparto algunas ideas para hacer sus clases más atractivas desde el punto de vista cognitivo, más eficaces y productivas.

1) Hacer un diagnóstico

Antes de presentar un nuevo tema averigua qué saben los alumnos. Es como lo que haría un mecánico cuando revisa un carro, antes de sacar piezas y partes, primero lo conecta a una máquina y realiza un diagnóstico. Esto puede ser tan simple como una encuesta rápida antes o durante la clase. También puedes preguntar a los estudiantes al azar para que compartan brevemente lo que saben sobre el tema de la semana, escriban o dibujen algo relacionado. “Ayuda a los estudiantes a relacionar lo que están aprendiendo con lo que ya saben” (Grey y Madson, 2007), eso es crucial para la memoria y el significado de la nueva información, también ayuda a activar los conocimientos previos del alumno.

Hacer un diagnóstico rápido me ha servido para impartir mejores clases, organizar mejor las actividades de la semana y también permite que los alumnos recuperen conocimientos previos.

2) Consultar qué se hizo en la última clase, sesión o semana

Hacer que los alumnos recuperen la información guardada fortalece la memoria. Pide a dos alumnos que cuenten brevemente lo que se discutió o se vio en la última sesión o en la última semana. Por ejemplo, ¿cuáles fueron las tres ideas o conceptos más importantes de la última clase? Esto ayuda a los alumnos a centrarse en la clase y en las actividades, mediante el recuerdo y los conocimientos previos. Según Karpicke (2018) “una recuperación repetida exitosa, fomenta una mejor retención, más que una sola”.

3) Comunicar claramente las expectativas del curso

Con todas las distracciones del aula virtual, presencial o híbrida, los estudiantes necesitan entender claramente lo que se espera de ellos, en cuanto a la asistencia, la entrega de tareas, el trabajo en el grupo, el encendido o apagado de la cámara, los resultados de aprendizaje del curso, cómo ponerse en contacto con el profesor y todo lo que se espera de ellos en la clase. Por ello, es importante comunicar claramente las expectativas del curso, la semana e incluso por clase. Publica los resultados u objetivos de aprendizaje y la hoja de ruta o plan para alcanzar esas metas. Es mucho más fácil mantenerse motivado y tener éxito cuando se sabe exactamente lo que se espera de uno, por qué y hacia dónde va.

Por ejemplo, este último semestre de verano, impartí un curso intensivo de un mes sobre educación bilingüe para futuros profesores. Desde el primer día de clase, se discutieron los objetivos del curso, las políticas, las actividades, los temas e incluso el proyecto final. Un par de estudiantes estaban un poco nerviosos la primera semana porque no nos conocíamos y con el factor adicional de que el curso se impartía en inglés (la primera lengua de los estudiantes era el español), también era la primera vez en el aula híbrida. Como resultado, los primeros días fueron una puesta en común de los resultados de aprendizaje que había previsto que alcanzarán los estudiantes, así como las actividades, los temas y el calendario. Los estudiantes tenían una hoja de ruta clara y entendían hacia dónde iba el curso, con esto el nerviosismo desapareció y fue una experiencia agradable con estudiantes muy motivados que maximizaron su aprendizaje.

4) Hacer pausas

Nuestra atención en una clase puede variar, ya sea por cansancio, por distracciones u otras razones. Por ello, considera la posibilidad de hacer pequeñas pausas durante la clase, esto ayuda a dividir el material en trozos más manejables. Ten en cuenta la siguiente estadística de la plataforma MOOC edX: “el tiempo promedio de atención en cualquier vídeo alcanza un máximo de 6 minutos, independientemente de su duración. Los tiempos de interés y curiosidad disminuyen a medida que los vídeos se alargan”. (Guo, 2013)

Si es así en los videos, imagínate durante una conferencia de 20 minutos, cuánto han retenido realmente los alumnos. Recuerda el ejemplo de la jarra que vierte agua en un vaso al principio de este texto.

Por otro lado, Gray y Madson mencionan que un profesor puede hacer tres pausas en una clase de 50 minutos e incluso mencionan que los estudiantes obtienen mejores resultados en los exámenes cuando los profesores utilizan este procedimiento de pausa. Ahora bien, esta recomendación se escribió en el 2007 basándose en cursos universitarios en los que un profesor universitario hablaba la mayor parte del tiempo en la clase. Hoy en día, ese modelo de clase ha cambiado y se ha transformado en un modelo más centrado en el alumno, sin embargo, la idea de las pausas sigue siendo una gran idea. Gray y Madsen sugieren dar a los estudiantes 2 minutos para discutir sus notas durante estas pausas; actualizando esto a la clase en línea, podrías enviar a los estudiantes a salas de descanso en parejas durante 2 minutos para discutir.

5) Asignar roles durante el trabajo en grupo

Según el Centro para la Enseñanza y el Aprendizaje, asignar a los estudiantes diferentes roles durante el trabajo en grupo, puede proporcionar varios beneficios, como la responsabilidad de completar el trabajo y una descripción clara de lo que cada estudiante debe hacer para mantenerse en la tarea (nota: los roles pueden rotar a lo largo del mes o incluso del semestre). Hay una gran variedad de roles, algunos de ellos son: el que interroga, el que reflexiona, el que visualiza, el que resume, el líder y otros. Tú eliges el número de alumnos y los roles que mejor funcionan en tu asignatura.

6) Propicia la retroalimentación entre los estudiantes

La retroalimentación es esencial para nuestro rendimiento en el aula o en el trabajo. La retroalimentación a los estudiantes da forma a su aprendizaje y rendimiento en el curso. Dado que un profesor suele tener más de 100 alumnos, la espera de ese feedback puede durar muchos días. Así que la idea es acelerar ese proceso a través de la retroalimentación entre pares, mientras los estudiantes desarrollan su pensamiento crítico, su lenguaje y sus habilidades de retroalimentación.

¿Qué es la retroalimentación entre pares? Es cuando los estudiantes hacen comentarios sobre las actividades, los discursos, los vídeos, las redacciones y otros trabajos de sus compañeros de clase. No se trata de dar una calificación, sino de comentar los puntos fuertes, débiles y poco claros del trabajo de un compañero. Considera el uso del protocolo de retroalimentación cálido-frío. Según Sackstein (2017) “La retroalimentación entre pares da a los estudiantes el control sobre su aprendizaje, aumenta su compromiso y autoconciencia como aprendices, y libera al profesor para proporcionar apoyo específico donde se necesita”.

7) Realiza actividades tipo: Piensa o escribe – Reúnete en pequeños grupos – Comparte

Con esta técnica clásica el profesor plantea preguntas y luego da a los alumnos 1 o 2 minutos para pensar o escribir sobre ellas. A continuación, se envía a los alumnos a una “sala de debate” por parejas para que discutan. Esta actividad funciona mejor en salas de debate en línea, ya que los alumnos están aislados en sus propias salas privadas para hablar. Mientras los alumnos están en las salas de reunión, el profesor puede asignar una pestaña en Google Sheets o una diapositiva en Google Slides para que los alumnos escriban sus ideas. De este modo, los alumnos se responsabilizan de demostrar que han participado. Cuando se cierran las salas de descanso y los estudiantes vuelven a la sala principal y el profesor puede revisar la actividad.

8) Pecera

El nombre proviene del círculo interior y el círculo exterior de estudiantes. El círculo interior son los que están en la pecera y el círculo exterior de estudiantes son los observadores. Si tienes un grupo grande de estudiantes, prueba utilizar esta técnica de la pecera para discusiones o debates en profundidad. Aquí tienes un vídeo de su uso en el aula presencial, pero también puedes adaptarlo al aula online. Puedes adaptarla para que 2, 3 o 4 alumnos debatan o tengan una discusión en profundidad sobre un tema y el resto de la clase observe y dé su opinión. Además, también se puede utilizar en grupos pequeños o en salas de reunión de 2 a 4 alumnos, en los que 2 estudiantes debaten o discuten y los otros 2 observan. Así, los alumnos pueden cambiar los papeles de orador y observador.

9) Auto-reflexiones o encuestas anónimas

Considere la posibilidad de utilizar auto-reflexiones o encuestas anónimas para que los estudiantes reflexionen y evalúen su aprendizaje, para que sean conscientes de sus procesos de aprendizaje. Ayude a los estudiantes a sentirse dueños de su aprendizaje mientras reflexionan y evalúan su aprendizaje y el curso. Algunas preguntas posibles son ¿En qué actividad has aprendido más? ¿De cuál actividad has aprendido menos? ¿Qué es lo que todavía te cuesta trabajo comprender? Una ventaja añadida para el profesor es llevar un registro de las actividades que son eficaces y las que necesitan un ajuste para mejorarlas.

Otras ideas son hacer que el aprendizaje sea significativo, conectar emocionalmente con tus alumnos, encontrar sus intereses y más.

En resumen, la lista anterior no es exhaustiva, más bien se trata de algunos consejos que le ayudarán en su camino hacia una participación más eficaz de sus estudiantes. No dudes en compartir tus ideas en la sección de comentarios más abajo.

Conoce las herramientas, materiales y beneficios de los Programas Educativos de ASC. ¡Sé parte de la transformación educativa! Si eres un director que desea contratar o saber más sobre el sistema ASC para tu colegio puedes contactarnos al +52 800 841 7742 o en info@asc.education
Whatsapp: +52 998 346 5779 o llenar la forma de contacto en www.asc.education #EducaciónQueTransforma

Acerca de la autora

Mary Meinecke Con más de 20 años de experiencia docente Mary es profesora asociada en la Universidad de Monterrey en el Departamento de Lenguas Modernas. Sus intereses son educación virtual, psicología cognitiva, innovación educativa. 

Referencias

Ariel, R., & Karpicke, J. D. (2018). Improving self-regulated learning with a retrieval practice intervention. Journal of Experimental Psychology: Applied, 24(1), 43–56. https://doi.org/10.1037/xap0000133

Burns, M. (2018). Tasks before apps: Designing rigorous learning in a tech-rich classroom. Alexandria, VA, USA: ASCD.

Freire, Paulo (2006) [1970]. “The banking model of education”. In Provenzo, Eugene F. (ed.). Critical issues in education: an anthology of readings. Thousand Oaks, CA: Sage Publications. pp. 105–117. ISBN 1412936551OCLC 62324920.

Gray, T., & Madson, L. (2007). Ten Easy Ways to Engage Your Students. College Teaching, 55(2), 83–87. https://doi.org/10.3200/ctch.55.2.83-87

Guo, P. (2013, November 13). Optimal Video Length for Student Engagement. https://blog.edx.org/optimal-video-length-student-engagement

Sackstein, S. (2017). Peer feedback in the classroom: empowering students to be the experts. ASCD.

Saldana, H.  (2020) Presencia en el aula virtual mayo 6, 2020https://www.youtube.com/watch?v=oi4vo0YoEKM&t=840s

Stobaugh, R. (2019). 50 Strategies to boost cognitive engagement: creating a thinking culture in the classroom. Solution Tree Press.

Using Roles in Group Work. Center for Teaching and Learning. (2021, March 2). https://ctl.wustl.edu/resources/using-roles-in-group-work/#:~:text=Group%20roles%20encourage%20individual%20accountability,less%20confident%20in%20volunteering%20for.

Resumen de la publicación de Mary Meinecke en Research Gate, publicación original: https://www.researchgate.net/publication/341655652_Como_hacer_una_clase_en_vivo_efectiva_y_sin_complicaciones_research_gate