¿Qué puede ofrecer al mundo el concepto finlandés «sisu»?

El concepto finlandés Sisu se refiere a un fenómeno universal de energía latente en el sistema humano que permite a las personas perseverar y superar desafíos insoportables, dicen los investigadores.

Si le preguntas a los finlandeses sobre qué los define, la palabra sisu seguramente aparecerá, incluso si no lo pueden expresar en palabras.

En 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, The New York Times declaró que sisu era “la palabra que explica Finlandia”. Sisu ha sido tradicionalmente elusivo y mal definido, pero un nuevo estudio de la Universidad de Aalto es el primero en romper la construcción cultural en una forma sistemática para describir un fenómeno universal de energía oculta en el sistema humano.

“Sisu es una palabra finlandesa que se remonta a cientos de años y una cualidad que los finlandeses aprecian, pero el fenómeno en sí mismo es universal”, dice Emilia Lahti, estudiante de doctorado en la Universidad de Aalto y autora del estudio.

“Observar de cerca el concepto nos recuerda que, como humanos, no solo somos todos vulnerables ante la adversidad, sino que compartimos una fuerza interior inexplorada a la que se puede acceder en tiempos adversos”.

El estudio

En su estudio, Lahti analizó más de 1000 respuestas de finlandeses y otras personas conocedoras de sisu sobre lo que significa el concepto, así como si es algo intrínsecamente bueno. Uno de los aspectos más destacados aparentes en los datos fe el de perseverancia extraordinaria, en otras palabras, la capacidad de un individuo de superar las limitaciones preconcebidas, ya sea mental o físicamente, al acceder a las reservas de energía acumuladas.

Lahti también descubrió que el concepto estaba marcado bajo un enfoque coherente y valiente para tomar medidas contra probabilidades escasas, en algunos casos apareciendo para los encuestados casi como una fuente de poder ‘mágica’ que puede ayudar a superar enormes desafíos, ya sea para “correr la milla extra” o algo inesperado como luchar por la salud.

Es difícil describir exhaustivamente el sisu pero, según el estudio, denota una fuerza interna latente que te mueve hacia adelante cuando crees que has alcanzado tu límite. Es casi como un tanque de gasolina de repuesto, explica Lahti; sus beneficios son gracias a la adversidad, no a pesar de ello. Sin embargo, Sisu no siempre es para mejor.

“Sisu nos ayudará a dar el siguiente paso, o el primero, pero el resultado de esa acción dependerá de cómo lo usemos. En ese sentido, sisu puede ser constructivo o puede ser destructivo”.

A partir de los datos, era evidente que demasiado sisu puede provocar agotamiento, desconexión e incluso crear una actitud despiadada a medida que el individuo impone sus propios estándares duros a los demás. Parece que el sisu no es ni bueno ni malo, sino una herramienta que debes aprender a dominar.

Si bien el discurso público en general glorifica la fortaleza mental y perpetúa una mentalidad “más rápida, más alta y más fuerte”, las respuestas en los datos muestran una visión alternativa. “[Demasiado sisu conduce a] negar las realidades de la vida, así como los límites de la fuerza humana, por lo tanto, negar el núcleo mismo de nuestra humanidad en nosotros mismos y en los demás”, escribió un encuestador.

Como investigador de acción, Lahti ve los resultados del estudio como una oportunidad para entablar una conversación social más amplia sobre cómo podríamos mejorar la calidad de la vida humana a través de una mayor auto comprensión que incluye la construcción del sisu.

“Finlandia es un caso interesante”, dice ella. “Hemos sido nombrados nuevamente el país más feliz del mundo y, en términos globales, tenemos un excelente sistema de bienestar social, pero al mismo tiempo somos un país que también lucha con cosas como el suicidio, la depresión y la violencia doméstica”. Las conversaciones sobre el agotamiento y los peajes de la vida moderna, la comprensión del alcance y los límites de la fuerza humana a través de nuevos contextos culturales, como Finlandia, pueden contribuir a una hoja de ruta hacia una forma de vida más armoniosa.

“Necesitamos sisu, pero también necesitamos cosas como benevolencia, compasión y honestidad con nosotros mismos. El estudio es básicamente una invitación a hablar sobre el equilibrio”.

Lahti también ha explorado recientemente el sisu en su vida personal al recorrer Nueva Zelanda en 50 días como parte de su organización sin fines de lucro que busca construir culturas de violencia cero.

Fuente:
Aalto University
Imagen de dominio público. 

Estudio original: Closed access
“EMBODIED FORTITUDE: AN INTRODUCTION TO THE FINNISH CONSTRUCT OF SISU” 

Emilia E Lahti International Journal of Wellbeing, traducción libre Ricardo de León